Dichos de la lengua española: ¡Se armó la Marimorena!

La primera vez que escuché esta frase hecha fue en el colegio. Una amiga mía había traído unos hamsters en una cajita para regalárselos a otra compañera. Los pequeños roedores, aburridos de esperar la larga jornada de clases, decidieron salir de excursión precisamente en la clase de lengua. Nuestra profesora Eladia, que paseaba por la clase dictándonos un relato, al ver aquellos bichos peludos campando a sus anchas por el aula, se subió de un salto a una mesa y empezó a gritar desaforadamente. Todas las alumnas, a pesar de saber que aquellos bichos eran los inocentes ratoncillos de nuestra compañera, decidimos actuar con el mismo ímpetu que la profesora. Nos subimos encima de las mesas y las sillas y comenzamos a gritar y a reírnos. Tuvieron que venir otras profesoras a calmar la situación porque ¡Se armó la Marimorena!

se-armo-la-marimorena-frases-hechas

¿Qué significa “se armó la Marimorena”?

Es una expresión que utilizamos para describir una situación en la que se produce mucho alboroto. Aunque en otros términos se asocia también a una algarabía donde puede haber disputas, voces, golpes, reyertas y peleas, y en la que se puede llegar a necesitar de las fuerzas del orden para controlar la situación.

¿De dónde procede la frase “se armó la Marimorena”?

Este dicho recoge la historia de una mesonera llamada María Morena, una brava tabernera del siglo XVI con fama de gruñona y compañera de altercados cuyo carácter le valía para aguantar a todos aquellos clientes impertinentes. Ella y su marido Alonso de Zayas regentaban una taberna en Madrid y era sabido por todos que guardaban el mejor vino para sus mejores clientes, dejando el vino de calidad inferior para la plebe o clientela de baja estirpe. En una ocasión, los clientes de menor rango quisieron probar el buen vino a lo que ella se negó en rotundo. Ellos se enfadaron y entraron en cólera montando una reyerta en la que hubo hasta sillas y mesas volando y donde se repartieron golpes y puños. En esta violenta pelea nada ni nadie quedó en buen estado y fue tal el embrollo, que hasta se hizo necesaria la mediación de alguaciles. El altercado se hizo famoso en la ciudad, popularizándose y llegando a convertirse en un dicho de la lengua española.

No se sabe a ciencia cierta si realmente ese era el nombre de la Tabernera, ya que por aquella época a todas las mujeres que trabajaban en esos establecimientos se las llamaba María. Y lo de Morena puede ser porque a las mozas españolas se las llamaba Morena. En cualquier caso queda claro que si se arma la Marimorena ¡tenemos el jaleo asegurado!

Si quieres conocer el significado de alguna frase hecha de la lengua española envía un email a Textbox Redactores. Estaremos encantados de escribir un post contestando a tu sugerencia.