ahorrar-tiempo-kuarzo-comunicacion

Whatsapp y otros ladrones de tu tiempo. ¡Cómo combatirlos!

Vivimos en el siglo de las prisas, el estrés y los agobios. Estamos inmersos en un mundo en el que recibimos muchísimos estímulos y, a veces, hace falta parar y aprender a gestionar el tiempo para no acabar como un hámster en una rueda. Para empezar a aprovechar al máximo cada minuto del día, pregúntate si en tu vida existen los llamados ladrones de tu tiempo: esas cosas, acciones o personas que realmente no aportan gran cosa a tu día a día y, sin embargo, te roban muchos minutos.

Uso excesivo del WhatsApp

Esta aplicación se ha vuelto parte de nuestra vida diaria. Ya no solo se utiliza para familiares y amigos, ahora también hay quien la usa como herramienta de trabajo para comunicarse con clientes o proveedores. No podemos desconectar y nos hace ser esclavos del móvil. Además, nos acaban metiendo en todo tipo de grupos donde hay gente que le gusta ser muy activa, con lo que te pasas el día recibiendo mensajes.

Remedio: Para evitar ser interrumpido en tus tareas de trabajo o en tu vida diaria, lo mejor es silenciar los grupos de WhatsApp y a aquellas personas que sepas que son muy activas. Ya tendrás tiempo en un descanso de leer todos los mensajes y contestar. También es bueno recordar a los clientes tu horario laboral, para que no te escriban fuera de esas horas. Y si lo hacen, espera a contestar cuando vuelvas a estar en el trabajo.

Redes sociales

En los últimos años ha nacido un nuevo tipo de ansiedad: el llamado FOMO, las siglas de “Fear of missing Out” que traducido al castellano significa miedo a perderse algo. Facebook, Instagram, Twitter, Linkedin, Pinterest… etc., te abren las puertas al mundo estés donde estés, puedes leer noticias, ver qué están haciendo amigos y conocidos, y todo esto ha llevado a mucha gente a tener el hábito de consultar sus redes nada más levantarse.

Remedio: Para que no te distraigan, procura no bajarte las aplicaciones al móvil y, si lo haces, quítale los datos para que solo te salten las notificaciones cuando estés en lugares con wifi. También puedes silenciarlas. Si eres de los que las mira a diario, ponte una hora en concreto para hacerlo. No pases el día entrando a consultar, ten siempre presente que tu vida es más importante que la de los demás.

Papeleos y gestiones

Ciertas gestiones nos hacen perder mucho tiempo: llamadas telefónicas interminables, salas de espera donde solo eres un número o recopilación de papeles necesarios para darte de alta en algún servicio. Son trámites por los que tenemos que pasar y nos complican los días, además de amargarnos el carácter.

Remedio: Cada vez más, los organismos y empresas van facilitando estas gestiones dándonos la oportunidad de hacerlo online con lo que, a veces, no tenemos que movernos de casa. Sin embargo, en los que sólo son presenciales, asegúrate bien de todos los papeles que hay que recopilar para no tener que ir dos veces a lo mismo. En muchos de estos organismos si vas con cita previa te ahorras muchas colas. Igualmente, a la hora de hacer compras, tienes la posibilidad de hacerlas online, esto te ahorrará mucho tiempo.

La desorganización y el desorden

Normalmente estas dos palabras van de la mano. Una persona que no organiza bien su tiempo no rinde todo lo que debería. Igualmente, el desorden y el caos en casa o la oficina te pueden hacer perder mucho tiempo a la hora de encontrar las cosas.

Remedio: Aprende a organizar tu tiempo, ponte metas para acabar los trabajos, hazte listas de lo que tienes que hacer al día, sin meterte presión, pero viendo que las vas cumpliendo. Respecto al desorden, recuerda que menos es más: cuantas menos cosas acumules más fácil será ordenar y saber dónde tienes cada objeto.

Demasiadas responsabilidades

Hay personas que necesitan tener el control de todo lo que hacen en su vida e incluso de la de los demás. Estar continuamente pendiente de todo puede provocarte un estrés innecesario. Piensa si realmente todas esas “obligaciones» que tienes al día son reales o son auto impuestas.

Remedio: Aprende a delegar. No pasa nada si dejas a los niños un día con algún familiar o amigo. O si dejas que tu pareja haga tareas que no creas que sepa hacer, ¡lo mismo te sorprende! Y aprende también a priorizar. Haz solo lo que sea realmente importante. Seguro que hay cosas que puedes dejar para otro día u otro momento.

Y, por supuesto, si no tienes tiempo para escribir tu propio blog el remedio es Kuarzo Comunicación. Nosotros haremos ese trabajo por ti. ¡Llámanos!