programas-television-cocina

¿Por qué nos gustan tanto los programas de cocina?

En los últimos años hemos vivido un auténtico boom de los programas de cocina. Más allá de que seamos expertos gastrónomos o practiquemos la cocina de supervivencia, seguro que nos hemos quedado “enganchados” a las peripecias de los concursantes de alguno de los talent shows que inundan la parrilla televisiva.

Aunque el fenómeno no viene de nuevo. ¿Recordáis las recetas que nos regalaba Elena Santonja en “Con las manos en la masa” y su inolvidable sintonía de cabecera? Después, llegó el fenómeno Arguiñano quien, entre chistes y sartenes, nos incitaba a comer por los ojos en la franja horaria del mediodía.

Y ahora, en una época en la que las prisas cada vez nos alejan más de los fogones y en la que la comida rápida o a domicilio se ha instalado entre nosotros, resurgen con fuerza estos programas. Un País para comérselo, Top Chef, Master Chef, ¡e incluso los niños tienen su propia edición!

Competitividad y afán de superación

Pero ¿por qué nos gustan tanto? Lo que nos ofrecen en su mayoría es un elenco de concursantes, bien populares o bien anónimos, empeñados en cocinar exquisiteces con premura de tiempo y recursos. Los aspirantes viven cada edición sometidos a los designios de unos jueces implacables y a las críticas de sus propios compañeros. Pero, a parte de sus virtudes en la cocina, lo que muestran estos programas es algo con lo que todos empatizamos: la competitividad y el afán de superación.

Además, hay que reconocerles que ,siguiendo sus apuros por dar la talla como cocineros y sobrevivir a la competencia, aportan algunos elementos muy positivos:

  • Nos han sumergido en un universo de mezclas exóticas de ingredientes que antes quizás desconociéramos.
  • Incitan a la creatividad y la imaginación para elaborar recetas originales con ingredientes escasos o poco conocidos.
  • Inducen a la comida saludable, y divulgan propiedades de los alimentos y consejos de nutrición interesante para la salud.
  • Nos enseñan términos nuevos, técnicas de cocina y cómo mezclar ingredientes para crear platos sorprendentes. En definitiva, amplían nuestra cultura culinaria.
  • La presencia de chefs de reconocido prestigio como jurado o estrellas invitadas nos ofrece cierta garantía de que vamos a ver un producto de calidad.

Nos gusta comer

Aunque el fenómeno de los talent shows culinario es internacional, en nuestro país se produce en plena era foodie, donde expertos o aficionados culinarios que mueven miles de seguidores en redes sociales, recomiendan o critican platos y restaurantes.

Y es que en este país nos gusta comer: tenemos una  Real Academia de Gastronomía, hay tres restaurantes españoles entre los 10 mejores templos gastronómicos del mundo y nuestros cocineros acumulan estrellas Michelín.

Así que cualquier inspiración es bienvenida para continuar con esta tradición tan nuestra. ¡Buen provecho!