Libro tradicional o pantalla digital: ¿cómo lees?

En 2011 Jean-Louis Constanza convertía en viral a través de las Redes Sociales un vídeo titulado “Una revista es un IPOD que no funciona” (puedes verlo pinchando aquíen el que mostraba cómo su hija de un año se desesperaba intentado interactuar con una publicación en papel. En la grabación, la pequeña está totalmente confusa: no acierta a comprender por qué esa “pantalla” no  se comporta igual que su tablet  e incluso llega a dudar si es su dedo índice el que no está “en buen estado”.

tablets-crearcontenidos

Esta nueva generación, a la que se ha denominado “nativos digitales”, está acostumbrada a leer, estudiar y trabajar con pantallas. La tecnología ha cambiado la forma en la que leemos y la gran parte de las editoriales españolas ha entrado ya en este mercado. No obstante, y según datos de un estudio realizado por el Observatorio del Libro y la Lectura sobre datos facilitados por 137 editoriales, el formato impreso sigue siendo el principal eje de su actividad. La gran mayoría de las empresas encuestadas afirman que continuarán apostando por el formato digital ya que este soporte les permite alcanzar a otros sectores de público distintos al de los consumidores de formatos tradicionales

Libro tradicional versus libro digital

Sean cuales sean las preferencias personales de cada lector, ambos formatos presentan ventajas y desventajas que merecen la pena tener en cuenta:

Soporte digital

A favor:

Peso y tamaño: sin duda tablets y ebooks son formatos más ligeros y de menor tamaño que muchos volúmenes impresos. Esto permite que podamos transportarlos con nosotros en casi cualquier ocasión y aprovechar los momentos libres para leer (salas de espera, transporte público, etc..) sin que sean un estorbo Porque ¿a alguien se le ocurre ir con un tomo de “Guerra y paz” en el bolso?

Bytes contra páginas: La capacidad de almacenamiento es otro de los pros de estos soportes: nos permiten llevar en un solo dispositivo cientos de libros sin riesgo a quedarnos sin material que leer. Ideal para vacaciones, estancias fuera de casa o simplemente cuando alternamos la lectura de dos títulos.

kindle-785695_1920

Más baratos: El precio es uno de los alicientes para los grandes lectores. Aunque cada editorial y plataforma de venta tiene sus propios criterios, lo normal es que oscilen entre los 3,99 y los 14 euros. Para poner un ejemplo del ahorro y tomando como referencia un mismo punto de venta: el libro “Historia de un canalla” de Matilde Asensi publicado por Plaza&Janés Editores 2016 cuesta 12,34 euros en formato digital mientras que un ejemplar encuadernado en tapa dura lo podemos comprar por  22,90 euros.

Fáciles de adquirir: En plena era digital,  nos resulta muy fácil y cómodo adquirir libros digitales en cualquier plataforma online e incluso acceder a títulos en lenguas extranjeras de una forma inmediata, sin encargos ni esperas. ¡Además no corremos el riesgo de que las ediciones se agoten!

Inconvenientes :

Leer en una pantalla: Muchas personas acusan molestias a la hora de leer en pantallas. Aunque los dispositivos modernos han intentado subsanar el problema de los brillos y reflejos,  los ojos resultan ser los grandes afectados.

-Sin batería: Que la pantalla se apague en lo mejor del capítulo que estamos leyendo tumbados en una playa sin toma eléctrica puede ser una gran faena. Hay baterías portátiles, pero para eso hay que ser previsor…

Ilustraciones escasas y pobres: La versiones digitales suelen privarnos del placer de disfrutar de gráficos o imágenes, y cuando las añaden no suelen ser de alta calidad.

Libro tradicional:

A favor:

Experiencia sensorial: ¿A quién no le cautiva el olor a papel y tinta o el tacto de un libro nuevo? ¿Y ese placer que cerrar la contraportada cuando finalizas la ultima página? Abrir un libro despierta en nosotros sensaciones que no se pueden comparar con las que transmite una pantalla.

-El ritual de la compra:  Adquirir un libro en un establecimiento supone todo un ritual no comparable con la adquisición de un soporte digital: visitar la tienda, conocer las novedades, comparar ejemplares, leer los resúmenes, pedir asesoramiento personal…

Mapa mental: Los libros en soporte de papel facilitan la creación de un mapa mental sobre la historia o el tema sobre el que estamos leyendo. No olvidemos que un libro consta de dos páginas enfrentadas y ocho bordes que facilitan la orientación: el lector puede estar centrado únicamente en una parte del mismo sin perder de vista el contexto general. Esto no ocurre cuando leemos sobre una pantalla: el hecho de hacer scroll nos impide realizar ese mapa mental de dónde estamos situados.

– Coleccionismo y nostalgia: Coleccionar libros antiguos o que han marcado un momento determinado de nuestra vida, abrirlo, releer una página o frase es un ejercicio que no se puede hacer sobre un soporte digital. Hay ediciones o ejemplares que son auténticas joyas, ya sea por valor material o sentimental, y ¡además pueden estar dedicados o firmados por el autor!

Autonomía: Los ejemplares en papel son completamente autónomos: puedes leer cuanto quieras y donde quieras sin tener que depender de una conexión a internet ni correr el riesgo de que se agote la batería.

libros-crearcontenidos

Inconvenientes:

Más caros: Los libros tradicionales son, como ya hemos visto, más caros. Aunque una vez adquiridos sean para toda la vida .

Peso y volumen: Aunque es cierto que hay ejemplares que se conservan por su valor, también es cierto que, en ocasiones, hay títulos que nos enganchan y que acaban almacenados en cualquier rincón. Junto con el tamaño, el peso del ejemplar es otro inconveniente a la hora de querer desplazarnos con nuestra lectura a cuestas.

Letra y luz: Cada editorial elige el tipo y el tamaño de letra que considera más apropiado y eso no lo podemos modificar por mucho que nos disguste. Además, la lectura de un libro tradicional exige unas condiciones de luz adecuadas, lo que en determinadas situaciones puede condicionarnos ¡y mucho!

Y dicho esto, tú qué eliges ¿pantalla o papel?

Resiliencia ¿Por qué está tan de moda esta palabra?

Parte de nuestro trabajo diario, en Textbox redactores, consiste en estar conectados a las redes sociales. Estos últimos meses hemos observado que se están publicando muchos memes y textos explicando el significado de la palabra Resiliencia. Y curiosamente, hemos comprobado que, además, son contenidos muy virales, es decir, la gente cuando los lee los comparte. Pero ¿a qué se debe el éxito de esta palabra?

proverbio-chino-resiliencia-crearcontenidos

Significado de Resiliencia

 Empezaremos explicando su origen y significado. La palabra Resiliencia viene del inglés Resilience y ésta, a su vez, procede del latín Resiliens-entis, que proviene del verbo Resilire y cuyo significado es: saltar hacia atrás, rebotar, replegarse.

 Según la RAE (Real Academia de la Lengua Española), el significado de Resiliencia ha derivado en lo siguiente:

– Referido a un ser vivo: Capacidad de adaptación frente a un agente perturbador o un estado de situación adversos.

– Referido a una cosa: capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había sido sometido.

¿Por qué está tan de moda esta palabra?

 Leyendo varios artículos y analizando el modo de vida de la gente, hemos llegado a la conclusión de que el éxito de esta palabra pueda residir en dos motivos principales:

El alto nivel de frustración. Este sentimiento llega cuando no se alcanza lo que se desea. Hoy en día, nuestra sociedad, a pesar de gozar de muchas ventajas (una mejor salud, un medio de vida mejor, avances tecnológicos, científicos… etc.) tiene un nivel de frustración muy grande. Esto es debido, entre otras cosas, a que vivimos inmersos en la era de la exigencia y el materialismo, en la que parece que tenemos que lograr objetivos inalcanzables.

Nuestra sociedad consumista nos obliga a permanecer dentro de la  «rueda de la perfección»  para poder sentirnos aceptados por los demás. Rueda en la que, para ser reconocidos en la manada, tenemos que tener un buen físico, un buen trabajo, una familia, un coche, el mejor móvil… en definitiva, una vida envidiable.

La crisis es el otro factor por el que esta palabra está tan en boga. Personas que antes vivían bien, tenían un trabajo sólido, una vida decente, ahora conviven con la inestabilidad. Encontrar un trabajo y, además, que esté bien remunerado, se ha convertido en misión imposible. Estábamos acostumbrados a vivir tranquilos y ahora tenemos un nivel de inseguridad muy alto que también provoca frustración.

frase-charles-darwin-crearcontenidos.com

La resiliencia: la solución a nuestras frustraciones

Tal vez esa viralidad que tienen esos memes con la descripción de Resiliencia, se deba a que cualquiera puede aplicarla a su situación personal, ya que todos en algún momento de nuestra vida, en mayor o menor medida, hemos pasado por una etapa difícil. La resiliencia es una actitud, que ayuda a mirar con otra perspectiva la vida. Y recordar día a día su definición puede ser un azucarillo de positividad para nuestro estado de ánimo.

Un ejemplo perfecto es el que contaba nuestra amiga coach de Talento Coach en el que explicaba que hay personas que son como el corcho y otras como el plomo. La similitud con la palabra Resiliencia nos encanta: el corcho siempre sale a flote y el plomo se hunde. De eso trata ser resiliente: pase lo que pase, siempre emerger .

 Hay que aprender a ser resilientes ya desde pequeños. Dicen que es importante desde los primeros años de vida, enseñar a los niños a conseguir las cosas por méritos propios, porque si se lo damos todo y no aprenden a valorar las cosas, cuando sean mayores sufrirán un mayor nivel de frustración. Pero nunca es tarde para llenar tu vida de resiliencia. Si quieres ser resiliente, ser un corcho, salir a flote, sólo tienes que aprender a serlo, ¡ver la vida desde otra perspectiva!.

frases-resiliencia-crearcontenidos

Esperamos que te haya gustado nuestro post de hoy. Si quieres que hablemos de algún tema en concreto relacionado con palabras del castellano, frases hechas, ortografía, cómo escribir algún tipo de texto, o algo relacionado con el marketing de contenidos, redes sociales, etc. mándanos un correo a crearcontenidos@crearcontenidos.com y estaremos encantados de hacerlo.

Cómo escribir un texto académico

Escribir un texto académico no es sinónimo de redactar una tesis doctoral o el trabajo de fin de Máster. Hoy en día, la redacción de este tipo de trabajos es considerada como parte fundamental de la evaluación continua en muchas carreras universitarias, cursos de especialización o de mejora de empleo .

textbox_texto_academico

Y si son tan habituales, ¿por qué imponen tanto respeto? Os ofrecemos unas pequeñas pautas para hacer el trabajo más llevadero:

Investigación: Tanto si el tema viene impuesto como si lo eliges tú, no lo olvides: investiga y contrasta. De cuantas más fuentes mejor. La diferencia entre copiar e investigar reside en el número de referencias que consultes y en la forma en que escribas un texto propio basándote en todas ellas. Pero recuerda que siempre que tomes ideas de otro autor debes citar siempre su procedencia, ya sea de textos impresos, fuentes online o audiovisuales, para no incurrir en plagio.

Estructura: una vez que hayas recopilado información suficiente para desarrollar tu trabajo, crea una estructura coherente y organizada. Si lo que quieres es que tu trabajo o artículo sea publicado, puedes consultar el Método IMRAD establecido por el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE) y que pautan una estructura muy clara para las publicaciones científicas.

En términos generales una buena estructura constaría de las siguientes partes:

1.- Portada: Incluye el título del trabajo y la asignatura, tus datos personales y la fecha de realización. Presta atención a su diseño, haz que resulte claro y atractivo.

2.- Resumen: Englobaría una síntesis de la naturaleza, contenido y conclusiones de tu trabajo en menos de 500 palabras.

4.- Palabras claves o keywords: Se trata de extraer las palabras mas relevantes que definan el trabajo y que pueden servir de gran ayuda a la hora de clasificarlo posteriormente .

3.- Índice: Enumera cada uno de los apartados o subapartados de los que consta el trabajo por orden de aparición, indicando el número de página para facilitar su búsqueda.

4.- Introducción: Define aquí la naturaleza del trabajo, el objeto y las motivaciones por las que ha sido desarrollado.

5.- Metodología: Expón en este apartado cómo has desarrollado el trabajo, durante qué periodo de tiempo, dónde, qué técnicas o materiales has utilizado y la muestra sobre la que se ha realizado.

6.- Cuerpo del texto: Es la parte más extensa e importante del trabajo. Procura utilizar una redacción clara y estructurar el texto en capítulos numerados, que deberás reflejar en el índice.

7.-Conclusiones: Escribe de una forma clara y sencilla los conocimientos a los que has llegado tras la elaboración del trabajo académico. Es conveniente enumerarlas.

8.- Anexo: Incluye en este apartado todo el material que hayas utilizado para desarrollar el trabajo y que no has compilado en la bibliografía, como estadísticas, cuadros o gráficos, legislación, etc. Recuerda que, en caso de que no sea de tu completa autoría, también es preciso citar la procedencia de este material.

9.- Bibliografía: Es importante que vayas anotando todas las fuentes que consultes durante tu trabajo de investigación porque, como ya te hemos indicado anteriormente, todas ellas deben ser reseñadas. Uno de los métodos más comunes es el sistema Harvard (año-autor y fecha de publicación) al que se puede añadir el plazo en que realizaste la consulta. Busca un método que te resulte sencillo y cómodo para organizar tus citas textuales o referencias a los autores consultados. Prueba con algunos programas como Reference Manager o Mendeley.

Léxico claro y sin faltas

La investigación y las conclusiones son muy relevantes en un trabajo académico, pero no por ello debes descuidar otros aspectos formales que aporten valor a su contenido. Esfuérzate en ofrecer una buena presentación: justifica los textos, respeta los márgenes de la páginas, utiliza negritas y cursivas con moderación para resaltar datos importantes y mantén una buena coherencia con los tipos y cuerpo de letra.

Ofrece al lector un léxico claro y cuidado y no permitas que exista ni una falta gramatical o de ortografía que desmerezcan el esfuerzo realizado. O si lo prefieres, mándanos un correo a crearcontenidos@crearcontenidos.com y te echaremos una mano con la corrección ortográfica y de estilo, ¡para que sea un trabajo de 10!