Cómo escribir un texto académico

Escribir un texto académico no es sinónimo de redactar una tesis doctoral o el trabajo de fin de Máster. Hoy en día, la redacción de este tipo de trabajos es considerada como parte fundamental de la evaluación continua en muchas carreras universitarias, cursos de especialización o de mejora de empleo .

textbox_texto_academico

Y si son tan habituales, ¿por qué imponen tanto respeto? Os ofrecemos unas pequeñas pautas para hacer el trabajo más llevadero:

Investigación: Tanto si el tema viene impuesto como si lo eliges tú, no lo olvides: investiga y contrasta. De cuantas más fuentes mejor. La diferencia entre copiar e investigar reside en el número de referencias que consultes y en la forma en que escribas un texto propio basándote en todas ellas. Pero recuerda que siempre que tomes ideas de otro autor debes citar siempre su procedencia, ya sea de textos impresos, fuentes online o audiovisuales, para no incurrir en plagio.

Estructura: una vez que hayas recopilado información suficiente para desarrollar tu trabajo, crea una estructura coherente y organizada. Si lo que quieres es que tu trabajo o artículo sea publicado, puedes consultar el Método IMRAD establecido por el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE) y que pautan una estructura muy clara para las publicaciones científicas.

En términos generales una buena estructura constaría de las siguientes partes:

1.- Portada: Incluye el título del trabajo y la asignatura, tus datos personales y la fecha de realización. Presta atención a su diseño, haz que resulte claro y atractivo.

2.- Resumen: Englobaría una síntesis de la naturaleza, contenido y conclusiones de tu trabajo en menos de 500 palabras.

4.- Palabras claves o keywords: Se trata de extraer las palabras mas relevantes que definan el trabajo y que pueden servir de gran ayuda a la hora de clasificarlo posteriormente .

3.- Índice: Enumera cada uno de los apartados o subapartados de los que consta el trabajo por orden de aparición, indicando el número de página para facilitar su búsqueda.

4.- Introducción: Define aquí la naturaleza del trabajo, el objeto y las motivaciones por las que ha sido desarrollado.

5.- Metodología: Expón en este apartado cómo has desarrollado el trabajo, durante qué periodo de tiempo, dónde, qué técnicas o materiales has utilizado y la muestra sobre la que se ha realizado.

6.- Cuerpo del texto: Es la parte más extensa e importante del trabajo. Procura utilizar una redacción clara y estructurar el texto en capítulos numerados, que deberás reflejar en el índice.

7.-Conclusiones: Escribe de una forma clara y sencilla los conocimientos a los que has llegado tras la elaboración del trabajo académico. Es conveniente enumerarlas.

8.- Anexo: Incluye en este apartado todo el material que hayas utilizado para desarrollar el trabajo y que no has compilado en la bibliografía, como estadísticas, cuadros o gráficos, legislación, etc. Recuerda que, en caso de que no sea de tu completa autoría, también es preciso citar la procedencia de este material.

9.- Bibliografía: Es importante que vayas anotando todas las fuentes que consultes durante tu trabajo de investigación porque, como ya te hemos indicado anteriormente, todas ellas deben ser reseñadas. Uno de los métodos más comunes es el sistema Harvard (año-autor y fecha de publicación) al que se puede añadir el plazo en que realizaste la consulta. Busca un método que te resulte sencillo y cómodo para organizar tus citas textuales o referencias a los autores consultados. Prueba con algunos programas como Reference Manager o Mendeley.

Léxico claro y sin faltas

La investigación y las conclusiones son muy relevantes en un trabajo académico, pero no por ello debes descuidar otros aspectos formales que aporten valor a su contenido. Esfuérzate en ofrecer una buena presentación: justifica los textos, respeta los márgenes de la páginas, utiliza negritas y cursivas con moderación para resaltar datos importantes y mantén una buena coherencia con los tipos y cuerpo de letra.

Ofrece al lector un léxico claro y cuidado y no permitas que exista ni una falta gramatical o de ortografía que desmerezcan el esfuerzo realizado. O si lo prefieres, mándanos un correo a crearcontenidos@crearcontenidos.com y te echaremos una mano con la corrección ortográfica y de estilo, ¡para que sea un trabajo de 10!