El porqué de por que, por qué, porque y porqué

A diario utilizamos expresiones en las que aparecen estos cuatro términos y mucha gente no da importancia a la diferencia que hay entre cada uno de ellos, especialmente cuando los usamos de manera verbal. Sin embargo a la hora de escribirlos la cosa se complica y es fácil cometer una falta de ortografía si no tenemos claro el concepto. ¿Cuándo poner porque y cuando por qué?

porque

A continuación os vamos a explicar de una manera muy sencilla cuándo se usa cada término y esperamos que os sirva para diferenciar unos de otros:

POR QUÉ

Está compuesta por dos palabras, la preposición por y el interrogativo qué.

– Se utiliza normalmente para las oraciones interrogativas directas. Es decir, cuando la frase sea una pregunta y esté entre signos de interrogación.

Ejemplo: ¿Por qué no has venido hoy a trabajar?

– También se usa para oraciones interrogativas indirectas, es decir, las oraciones que no están entre signos de interrogación pero se refieren a una pregunta.

Ejemplo: No entiendo por qué me dices eso

PORQUE

 En este caso es una única palabra y se trata de una conjunción causal con la que se contesta directamente a una pregunta.

Por ejemplo: Si decimos “¿Por qué no has venido a trabajar hoy?” la respuesta sería: Porque estaba enfermo

– También se usa “porque” para explicar la causa de algo. Está respondiendo a una hipotética pregunta.

Ejemplo: Estaba preocupada por ti, porque llevas ya una semana sin venir

porque-por-que-como-se-escribePORQUÉ

 También es una sola palabra pero cuando lleva tilde en la e se utiliza como un sustantivo cuyo significado es: Causa, razón, motivo. No la usamos para preguntar y va siempre precedido de un determinante (el, los, un, mi, tu…)

 Ejemplo: Me gustaría saber el porqué de tu falta al trabajo hoy. Esta misma frase se podría decir sustituyendo la palabra “porqué” por la palabra “motivo” de esta manera: me gustaría saber el motivo de tu falta al trabajo hoy.

– También puede referirse a las preguntas que alguien ha realizado.

 Ejemplo: no puedo contestar a tus porqués. ( a tus preguntas)

POR QUE

Esta es la más difícil de entender. Aquí nos encontramos con dos palabras, la preposición “por” y el pronombre relativo “que”, el cual introduce una oración subordinada.

Ejemplo: Estábamos preocupados por que te hubiera pasado cualquier cosa

 Como resulta un poco complicado entenderlo, os proponemos utilizar un truquillo: si la frase subordinada (desde donde empieza el que) se puede sustituir por “eso” entonces podremos poner el “por que” separado y sin tilde.

Ejemplo: Ellas apostaron por que ganarías el partido (Ellas apostaron por eso)

En resumen y en términos generales, las preguntas siempre van con “por qué”, las respuestas a una pregunta siempre son con “Porque”, cuando hablamos de una o varias preguntas como sujeto, decimos “el porqué”, “los porqués”, y cuando introducimos una frase subordinada utilizamos “por que”. Esperamos que a partir de hoy sepáis distinguirlos y podáis escribir correctamente. Y si necesitáis ayuda, podéis contar con nuestros servicios de escritura.