karl-lagerfeld-kuarzo-comunicacion

Karl Lagerfeld: diez curiosidades sobre el Kaiser de la moda

El famoso diseñador, uno de los más longevos en activo junto con Giorgio Armani, nos dejaba en París el martes 19 de febrero.  Además de su reconocido talento, el llamado Kaiser de la Moda, fue un polifacético y prolífico creador que tocó con éxito diversas disciplinas artísticas. Su legado y su icónica imagen personal pertenecen ya al Olimpo de las leyendas de la Alta Costura.

Pero la extensa trayectoria del hombre que reinventó Chanel está llena de anécdotas y curiosidades. ¿Quieres conocer algunas?

  • El “rey” de Francia. Aunque de origen alemán (vino al mundo en Hamburgo en 1933), la vida y la carrera de Lagerfeld están íntimamente ligadas a la capital del Sena. Tanto es así que existe un dicho que reza “En Francia no hay monarquía porque ya reina Lagerfeld”. Aunque en los últimos años era poco dado a acudir a sitios públicos, adoraba el Café de Flore en el mítico barrio de Saint Germain, donde también estaba su atelier, y el caviar de La Maison Du Caviar. ¿Sus restaurantes? El japonés Matsuhisa y Le Societé.
  • Prolífico e hiperactivo. Su vida fue un auténtico huracán creativo que le permitía lanzar las colecciones de Chanel, Fendi y Karl Lagerfeld, mientras se involucraba activamente en todas las sesiones de fotos, participaba en exposiciones o dibujaba o escribía. Su afán creativo estaba tan diversificado que incluso diseñó una cristalería para la firma Orrefors, y se alió con Welton London Fragances para la creación y distribución de Candle Karl, una vela aromática decorada con sus icónicas gafas de sol y camisa de cuello alto.
  • Vida sana y régimen estricto. El diseñador era una persona saludable que evitaba el tabaco, el alcohol y el consumo de carne. Lagerfeld, que había luchado durante años con el sobrepeso, llegó a perder 40 kilos en 13 meses con un fin puramente estético: poder lucir los pantalones pitillo y las chaquetas entalladas que diseñaba Hedi Slimane, el modisto estrella de Dior Homme. Para mantener su peso bailaba mambo dos veces por semana con un instructor en un parqué especial de 120 metros que había instalado en su casa.
  • Choupette, su gran amor. Lagerfeld adoraba a su gata Choupette, a la que incluso definió como su musa. El felino viajaba a menudo con el diseñador y contaba con asistentes personales para su cuidado y aseo. La gatita de ojos turquesa tiene su propia cuenta de Instagram, Choupettesdiary, con 250.000 seguidores desde donde compartía imágenes de su día a día con el diseñador.

choupette-lagerfeld-kuarzo-comunicacion

  • El lujo minimalista de su casa. Aunque disponía de propiedades en muchos lugares del mundo, Lagarfeld tenía fijada su residencia en un apartamento de la parisina Quai Voltaire. Lejos de excesos ornamentales y muebles superfluos, su residencia era un universo minimalista de cristal, acero y colores neutros como muestra en la página de su firma Karl Lagerfeld 
  • Adicto a la Coca-Cola Light. Sin duda era su bebida estrella, tanto que llegaba a consumir siete unidades. La relación con la marca llegó a su punto álgido cuando Coca-Cola lanzó una edición limitada con la silueta del modisto en su envase. Cada botella se comercializó por 47 euros.
  • Una imagen estudiada. Nada quedaba al azar en la imagen del diseñador y pocas son las imágenes captadas sin sus icónicas gafas negras de sol. Camisa blanca de cuello alto y almidonado, pantalones y chaqueta oscura y sus mitones hechos a medida en la Maison Causse son parte de un outfit único e inimitable. En los últimos años, su inmaculada cabellera blanca, siempre empolvada y recogida en una coleta baja, han sido otro de los sellos de identidad de una imagen reproducida hasta la saciedad.

karl-lagerfeld-look

  • Literaturay fotografía. Karl Lagerfeld era un veterano fotógrafo que no solo se limitó a inmortalizar sus campañas, sino que colaboró con las de otras marcas como Volkswagen o Adidas. En 2015 inauguró su exposición «Karl Lagerfeld: a  visual journey” en la Pinacotheque de París donde aportaba su personalísima visión de lo que le rodeaba. Como fotógrafo publicó también diversos libros, su otra gran pasión. El diseñador contaba con su propia editorial 7L (llamada así por el lugar donde se encuentra, el número 7 de la Rue Lille) y se le atribuye la propiedad de más de 300.000 volúmenes distribuidos por las bibliotecas de sus propiedades.
  • Comentarista televisivo. Cuando el 29 de mayo de 2011 todos los ojos se volvieron a Londres para ver la boda de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, Lagerfeld debutó como comentarista del regio evento para la cadena televisiva France 2. Sus afiladas opiniones sobre los atuendos de las invitadas atrajeron a la audiencia, tanto que fue posteriormente invitado a comentar los fastos  del 60 aniversario de la reina de Inglaterra en el trono.
  • Su pequeño protegido. Lagerfeld no tuvo hijos, pero sí un pequeño protegido: Hudson Kroenig, hijo de su modelo fetiche Brad Kroenig. El niño debutó en las pasarelas junto al gran diseñador cuando tenía solo dos años y, desde entonces, pocos han sido los desfiles del modisto que no se hayan abierto o cerrado con su presencia.

Genio y figura. ¡Hasta siempre Karl Lagerfeld!