Las palabras más usadas del año en castellano, ¿sabes cuáles son?

Año tras año, se reaviva la rivalidad entre diccionarios y organizaciones oficiales para designar la palabra del año. La selección atiende a diversos criterios como, por ejemplo, su versatilidad, novedad o uso generalizado tanto oralmente como en textos escritos y redes sociales.

La Fundación de Español Urgente (Fundéu BBV) eligió el término refugiado como palabra del año 2015, al alzarse con el título sobre una docena de formas preseleccionadas de acuerdo a criterios lingüísticos y periodísticos. La Fundación consideró la importancia informativa y social que esta palabra había acaparado durante el pasado año sobre otras candidatas como chikunguña, sextuplete, inequidad, poliamor, disruptivo, me gusta, trolear, zasca, clictivismo, gastroneta y despatarre.

palabras-textbox

¿Extrañas? Puede ser. Pero hay que tener en cuenta que se valora el hecho de que se trate de términos comúnmente utilizados por todos los hispanohablantes y que algunas de ellos, como trolear, hay que contextualizarlos en el entorno de las redes sociales. Y es que la importancia de la comunicación digital es tan importante que el Diccionario Oxford, escogió un emoji (no la palabra, sino su representación pictórica), como palabra del año. Concretamente, la “Cara con lágrimas de alegría” se alzó con el título al considerar que era el emoji más popular alrededor del mundo y el que mejor refleja los comportamientos, estado de animo y preocupaciones del 2015.

 El “top ten” de las más utilizadas

Preposiciones, conjunciones y artículos fueron las palabras más utilizadas en castellano, según el listado de frecuencias publicado por el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA) sobre un total de 10.000 formas.

De, La, Que, El, En, Y, A, Los, Se y Del son las partículas gramaticales que ocupan las primeras posiciones de la lista. Y esta tendencia se mantiene hasta que el puesto 47 encontramos Años como primera palabra de interés lingüístico, seguido de tiempo en el puesto 70 y vida en el 76. Como dato curioso, resaltar que gobierno, país, mundo, estado, presidente, millones, España, hombre, Madrid, trabajo, poder, ley y guerra se cuelan en la lista de las 250 palabras más utilizadas en textos escritos y transcripciones de audio de radio y televisión en castellano. ¿Os suenan?

Dichos de la lengua española: ¡Se armó la Marimorena!

La primera vez que escuché esta frase hecha fue en el colegio. Una amiga mía había traído unos hamsters en una cajita para regalárselos a otra compañera. Los pequeños roedores, aburridos de esperar la larga jornada de clases, decidieron salir de excursión precisamente en la clase de lengua. Nuestra profesora Eladia, que paseaba por la clase dictándonos un relato, al ver aquellos bichos peludos campando a sus anchas por el aula, se subió de un salto a una mesa y empezó a gritar desaforadamente. Todas las alumnas, a pesar de saber que aquellos bichos eran los inocentes ratoncillos de nuestra compañera, decidimos actuar con el mismo ímpetu que la profesora. Nos subimos encima de las mesas y las sillas y comenzamos a gritar y a reírnos. Tuvieron que venir otras profesoras a calmar la situación porque ¡Se armó la Marimorena!

se-armo-la-marimorena-frases-hechas

¿Qué significa «se armó la Marimorena»?

Es una expresión que utilizamos para describir una situación en la que se produce mucho alboroto. Aunque en otros términos se asocia también a una algarabía donde puede haber disputas, voces, golpes, reyertas y peleas, y en la que se puede llegar a necesitar de las fuerzas del orden para controlar la situación.

¿De dónde procede la frase «se armó la Marimorena»?

Este dicho recoge la historia de una mesonera llamada María Morena, una brava tabernera del siglo XVI con fama de gruñona y compañera de altercados cuyo carácter le valía para aguantar a todos aquellos clientes impertinentes. Ella y su marido Alonso de Zayas regentaban una taberna en Madrid y era sabido por todos que guardaban el mejor vino para sus mejores clientes, dejando el vino de calidad inferior para la plebe o clientela de baja estirpe. En una ocasión, los clientes de menor rango quisieron probar el buen vino a lo que ella se negó en rotundo. Ellos se enfadaron y entraron en cólera montando una reyerta en la que hubo hasta sillas y mesas volando y donde se repartieron golpes y puños. En esta violenta pelea nada ni nadie quedó en buen estado y fue tal el embrollo, que hasta se hizo necesaria la mediación de alguaciles. El altercado se hizo famoso en la ciudad, popularizándose y llegando a convertirse en un dicho de la lengua española.

No se sabe a ciencia cierta si realmente ese era el nombre de la Tabernera, ya que por aquella época a todas las mujeres que trabajaban en esos establecimientos se las llamaba María. Y lo de Morena puede ser porque a las mozas españolas se las llamaba Morena. En cualquier caso queda claro que si se arma la Marimorena ¡tenemos el jaleo asegurado!

Si quieres conocer el significado de alguna frase hecha de la lengua española envía un email a Textbox Redactores. Estaremos encantados de escribir un post contestando a tu sugerencia.

Escribir mal en Internet

Vivimos en la era de la tecnología y nos pasamos el día conectados a internet, trabajando, consultando, investigando y ¡cómo no! comunicándonos. Al día enviamos correos electrónicos, whatsapps, hangouts, opinamos en foros y redes sociales e interactuamos en otras plataformas digitales. De hecho, más del 90% de lo que comunicamos o vendemos hoy en día en las redes se hace a través de la palabra escrita.

Y si es tan cotidiano, ¿por qué escribimos tan mal en internet?

escribirmal-internet-textboxredactores

Probablemente la rapidez de respuesta que exigen estos medios está llevando al traste todas las reglas ortográficas convencionales. Y no estamos hablando de errores tipográficos o acentos olvidados: reducimos nuestro léxico a emoticonos, cortamos o eliminamos palabras, omitimos espacios y nos olvidamos de la existencia de la gramática sólo con el fin de dar agilidad y personalizar nuestros contenidos en la red.

 Los textos malos cansan a los lectores

Parece que la costumbre se ha hecho ley pero, ¿es esto correcto? Quizá sí para grupos de adolescentes apresurados, pero si esto lo trasladamos al área laboral, la respuesta es rotunda: NO. El hecho de que no se nos vea la cara, en ningún caso nos legitima para olvidarnos de las más mínimas normas de cortesía o para lanzar a la red textos llenos de errores que sólo van a conseguir cansar a nuestros lectores y hacer que desistan de seguir leyéndonos.

Charles Ducombe, empresario de ventas por internet, asegura que un sitio web con errores ortográficos puede reducir sus ventas hasta en un 50%. De hecho, y si nos paramos a pensar seriamente, ante dos textos de autores anónimos, uno con erratas y otro correctamente escrito ¿cuál nos convencería más? ¿a cuál le daríamos más credibilidad?

Google premia los contenidos únicos, originales y concretos, pero no los que están mal escritos. Somos consientes de que nuestros lectores tienen poco tiempo, pero eso no debe implicar, ¡jamás!, escribir incorrectamente. Como dice Martina Bastos, ganadora del premio Don Quijote de Periodismo 2013,“no es cierto que la gente no quiera leer textos largos, lo que no quiere leer son textos malos”. ¡Tomemos nota antes de dar a “Enviar”!

El porqué de por que, por qué, porque y porqué

A diario utilizamos expresiones en las que aparecen estos cuatro términos y mucha gente no da importancia a la diferencia que hay entre cada uno de ellos, especialmente cuando los usamos de manera verbal. Sin embargo a la hora de escribirlos la cosa se complica y es fácil cometer una falta de ortografía si no tenemos claro el concepto. ¿Cuándo poner porque y cuando por qué?

porque

A continuación os vamos a explicar de una manera muy sencilla cuándo se usa cada término y esperamos que os sirva para diferenciar unos de otros:

POR QUÉ

Está compuesta por dos palabras, la preposición por y el interrogativo qué.

– Se utiliza normalmente para las oraciones interrogativas directas. Es decir, cuando la frase sea una pregunta y esté entre signos de interrogación.

Ejemplo: ¿Por qué no has venido hoy a trabajar?

– También se usa para oraciones interrogativas indirectas, es decir, las oraciones que no están entre signos de interrogación pero se refieren a una pregunta.

Ejemplo: No entiendo por qué me dices eso

PORQUE

 En este caso es una única palabra y se trata de una conjunción causal con la que se contesta directamente a una pregunta.

Por ejemplo: Si decimos “¿Por qué no has venido a trabajar hoy?” la respuesta sería: Porque estaba enfermo

– También se usa “porque” para explicar la causa de algo. Está respondiendo a una hipotética pregunta.

Ejemplo: Estaba preocupada por ti, porque llevas ya una semana sin venir

porque-por-que-como-se-escribePORQUÉ

 También es una sola palabra pero cuando lleva tilde en la e se utiliza como un sustantivo cuyo significado es: Causa, razón, motivo. No la usamos para preguntar y va siempre precedido de un determinante (el, los, un, mi, tu…)

 Ejemplo: Me gustaría saber el porqué de tu falta al trabajo hoy. Esta misma frase se podría decir sustituyendo la palabra “porqué” por la palabra “motivo” de esta manera: me gustaría saber el motivo de tu falta al trabajo hoy.

– También puede referirse a las preguntas que alguien ha realizado.

 Ejemplo: no puedo contestar a tus porqués. ( a tus preguntas)

POR QUE

Esta es la más difícil de entender. Aquí nos encontramos con dos palabras, la preposición “por” y el pronombre relativo “que”, el cual introduce una oración subordinada.

Ejemplo: Estábamos preocupados por que te hubiera pasado cualquier cosa

 Como resulta un poco complicado entenderlo, os proponemos utilizar un truquillo: si la frase subordinada (desde donde empieza el que) se puede sustituir por “eso” entonces podremos poner el “por que” separado y sin tilde.

Ejemplo: Ellas apostaron por que ganarías el partido (Ellas apostaron por eso)

En resumen y en términos generales, las preguntas siempre van con “por qué”, las respuestas a una pregunta siempre son con “Porque”, cuando hablamos de una o varias preguntas como sujeto, decimos “el porqué”, “los porqués”, y cuando introducimos una frase subordinada utilizamos “por que”. Esperamos que a partir de hoy sepáis distinguirlos y podáis escribir correctamente. Y si necesitáis ayuda, podéis contar con nuestros servicios de escritura.